miércoles, 12 de marzo de 2008

La Campaña Admirable


El 8 de enero ocupó Simón Bolívar la ciudad de Ocaña luego de haber dejado libre el paso en el bajo Magdalena, asegurando la navegación entre Santa Fe de Bogotá y Cartagena de Indias y otras ciudades de Nueva Granada.
El 16 de febrero sale de Ocaña rumbo a Cúcuta pues se encontraba amenazada por Ramón Correa con sus fuerzas realistas. En su recorrido venció una fuerza enemiga que le cerraba el paso en La Aguada. El 28 de ese mes libra la Batalla de Cúcuta, tomando posesión de la ciudad y esperando allí permiso del Poder Ejecutivo para emprender la Batalla Libertadora de Venezuela conocida hoy día como Campaña Admirable.
Recibida la comunicación de la presidencia de la Nueva Granada muestra su desacuerdo con ella, ya que sólo se le daba autorización para conquistar hasta La Grita como límite de la operación. Bolívar describe sus razones para ampliar el espectro de la fuerza libertadora. El Presidente aceptó a medias la proposición y autoriza entonces hasta Mérida y Trujillo.
Bolívar entra nuevamente en desacuerdo ya que ello daría tiempo al ejército enemigo de retirarse de la región. Decide entonces iniciar sus planes con la esperanza de que a su llegada a Trujillo se le conceda la autorización para proseguir hasta Caracas.
El 14 de mayo salió de San José de Cúcuta. Ese mismo día salen sus filas de Bailadores a la vanguardia; rumbo a Mérida, dirigidas por el teniente coronel Atasnasio Girardot, y otra fila comandada por el coronel José Félix Ribas.
El 17 de mayo Bolívar llegó a La Grita y el 19 continuó hacia Mérida a donde llegó el día 23 en la mañana allí lo esperaban la fila de vanguardia y las tropas que se le habían adelantado. En La Grita, Bolívar recibe grandes cantidades de dinero, suministros de todo tipo e incorpora 500 hombres adiestrados por Vicente Campo Elías. En su estadía recibió informes sobre la tropa realista y decidió obrar con mucha rapidez para impedir la reunión de las fuerzas contrarias. Para ello despachó la fila de vanguardia para llevar a cabo la limpieza de Trujillo con 488 hombres. En ese mismo instante la retaguardia comandada por Ribas inicia su recorrido desde San Cristóbal.
El 3 de junio por la tarde dos filas patriotas con una fuerza de 50 hombres desalojaron al coronel Ramón Correa desde su puesto en Ponemesa, altura situada entre Escuque y Betijoque en el estado Trujillo. En esta posición Correa poseía 200 hombres en su filas realistas y éste tomó hacia Maracaibo por la vía de Mopoco.
Gracias a este triunfo Girardot pudo tomar posesión de Trujillo el 9 de junio. Fue aquí en donde Bolívar dictó el Decreto de Guerra a Muerte (15 de junio de 1813). El 28 de junio Bolívar salió a Barinas desde Trujillo en donde Antonio Tíscar tenía una fuerza cercana a los 2.000 hombres. El 1°. de junio llegó a Guanare, la cual fue desocupada por los realistas al saber que Bolívar venía en camino. Por orden de Bolívar, José Félix Ribas avanza rumbo a El Tocuyo y el 18 de junio toma posesión de esta ciudad; dos días después libera Barquisimeto en una batalla en donde fue derrocado el coronel José Oberto en Los Horcones. El 26 de junio Bolívar fue informado de la presencia del coronel Izquierdo en Tinaquillo; en la mañana del 31 contactó a las avanzadas contrarias.
Izquierdo hizo un movimiento vacilante y se replegó a la Sabana de Taguanes. Bolívar aprovecha la ocasión atacando con la infantería por el frente y por el flanco derecho la caballería, Izquierdo se retira hacia el lado contrario y es derrotado por los republicanos. Esta victoria en Taguanes, Bolívar la aprovechó sin inconvenientes para proseguir su avance a Valencia. El 2 de agosto entró Bolívar a Valencia, luego prosigue a Caracas y el 4 llega a La Victoria, en donde aceptó la capitulación ofrecida por el gobierno español. Para pactar este tratado fueron nombrados el marqués de Casa León, el presbítero Marcos Ribas, Felipe Fermín Paúl, Francisco Iturbe y José Vicente Galguera.
Fue así como el 6 de agosto de ese año se da fin a la Campaña Admirable, con la llegada a Caracas del brigadier Simón Bolívar y su pequeño ejército.